RÍO GALLEGOS.- El reciente acuerdo de consenso fiscal firmado entre las provincias y el gobierno nacional incluye un régimen de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas para empleados estatales provinciales y municipales. El mismo será financiado con créditos especiales. El gobierno de Santa Cruz aún no informó si lo pondrá en vigencia.

En el marco de la llamada modernización del estado, nación incluye un “plan de retiro”, con la finalidad descomprimir las plantas de estatales y fomentar la “reinserción laboral en el sector privado”, según consta en el acuerdo que firmó por Santa Cruz, el vicegobernador Pablo González. (Ver acuerdo)

Las pautas y modalidad del programa de retiros voluntarios y jubilación anticipada serán las que establezca el estado nacional,  “la planta de empleo público no podrá crecer a un ritmo mayor al del crecimiento vegetativo de la población”, establece el proyecto.

Otro de los puntos es que las administraciones provinciales “no podrán contratar nuevos empleados, antes de un cambio de administración”, indica el plan encarado por la administración de Mauricio Macri, al que adhirieron las provincias.

Santa Cruz, entre las más complicadas

Con cerca de 76 mil empleados públicos entre activos y pasivos, y 85 mil sueldos,  Santa Cruz es una de las provincias con mayor empleo público de la Argentina tanto en las administraciones provinciales como municipales.

Caleta Olivia encabeza el municipio con mayor planta de estatales, con más de 5 mil municipales, una cifra similar a la de Río Gallegos, que cuenta con mayor cantidad de habitantes.

La provincia contó con un plan de retiros voluntarios cuando Néstor Kirchner asumió la gobernación en 1991, pero el mismo no logró su objetivo toda vez que no tuvo muchos adherentes, y además continuó ingresando personal a la planta.

Jubilaciones anticipadas

En cuanto al régimen previsional provincial, con un déficit superior a los dos mil millones de pesos, Santa Cruz nunca aplicó un plan de jubilaciones anticipadas. A partir de los pactos federales firmados entre Néstor Kirchner con el presidente Carlos Ménem, la provincia recibió fondos nacionales para cubrir su creciente desequilibrio en la Caja de Previsión.

Si bien estos acuerdos sellados a mediados de los noventa incluían el compromiso de armonizar las pautas de las jubilaciones provinciales con las del ANSES, Santa Cruz nunca cumplió con el acuerdo a pesar de percibir puntualmente la asistencia para déficit de parte de nación.

En 2012 la entonces presidenta Cristina Fernández, dejó de enviar los aportes para el déficit previsional, por diferencias con el gobernador, Daniel Peralta.

Se espera que el gobierno provincial anuncie la aplicación de las nuevas medidas acordadas con nación en el pacto de Consenso Fiscal, el que no obstante aún resta que sea aprobado por el congreso.